Madre no hay más que una (y un cuerno!)

madre
madre

El que dijo la famosa frase “Madre no hay más que una ” debió de ser un señor que no tenía ni idea de mujeres. Y lo digo con conocimiento de causa y de mi misma, que soy mujer. Una madre dice, ja! permitidme que me ría. Una no, cuatro. Cuatro madres llevo yo dentro y todas las mujeres que conozco y que se conocen un poquito. Porque no nos olvidemos que somos cíclicas y esto del ciclo es lo que tiene, que no estas siempre en la línea, así que una no, cuatro. Cuatro madres que cada una lo hace lo mejor que sabe mientras lucha consigo misma por salir a flote criando niños y no desquiciándose en el intento

Claro que cuando hablamos de MADRE, así en mayúsculas, pensamos todas en la MADRE del cordero. Esa que hace pasteles, tiene la casa limpia como una patena, es amable, cría en respeto y no grita, ni impone, ni somete a sus hijos, es feliz todo el tiempo con su estado de maternidad y…. por si fuera poco, si es “modenna”, que diría mi madre, trabaja fuera, va al gym y se mantiene en forma y…. se pone serum por las noches. Vamos, la madre que nos vendió el que dijo la frasecita de marras

Pues mira, yo vengo a contarte otra realidad. La mía y la de muchas madres que conozco, que saben que esto de la luna y la ciclicidad afecta y una pasa de la madre loca del karaoke a toda pastilla a la madre estricta casi sin darse cuenta, según exigencias del guión y según la fase en la que esté. ¿no te lo crees? Te invito a que pruebes. La próxima vez que te de por cocinar, limpiar y ordenar de manera sistemática, o por “cambiar la casa” fíjate en qué fase estas. Cuando te sientas más empática con tus hijos, más comprensiva, más “mami” observa de nuevo, cuando eches de menos tu juventud, pintarte los labios, ponerte guapa… adivinaste! observa otra vez. Cuando lo hayas hecho durante unos meses (al menos 4) podrás ver qué madre eres en cada fase

Un ejemplo personal: en mi fase preovulatoria me preocupo menos de las fichas de mi hija, de si se ducha o si se acuesta un poco más tarde. Mi madre interna está en plena adolescencia y yo me siento una madre transgresora, progre y algo rebelde e insumisa. En la fase ovulatoria suelo hacer bizcocho, con ingredientes eco porque me preocupa su salud! y por supuesto, un masaje antes de ir a la cama para que duerman bien mis angelitos. La MadreMADRE sale a relucir y me falta el delantal con volantes. En mi fase premenstrual soy una madre Grinch. Me molestan sus discusiones, sus peleas por tonterías y quiero que duerman pronto, ¿Sabes por qué? porque mi madre interna se prepara para menstruar y quiere paz, tranquilidad y poco jaleo. En la menstruación mi madre interna está en paz. El cuerpo se deshace por dentro lentamente y mi madre interna parece más una abuela, de esas que dan la cena mientras cuentan un cuento y los niños han acabado sin darse cuenta

Esas son mis madres internas

Ahora te invito a ver las tuyas. A conocerlas y mimarlas porque son parte de ti <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *