La regla, esa gran desconocida

¿El ciclo femenino es la regla no? Esa es la pregunta que me hicieron el otro día cuando hablaba con alguien de a qué me dedico. Y me hizo reflexionar sobre qué entendemos por ciclo femenino y cómo se nos enseña a las mujeres, y a los hombres, qué funciona nuestro cuerpo y para qué menstruamos.

Seguimos educando adolescentes que creen que la regla es algo que llega cada mes de manera inevitable, que hay que ocultar, que nos indica si estamos embarazadas o no, y que se nota si la tenemos porque estamos de mala leche.

En pleno S.XXI seguimos educando adolescentes ciegos, ellos y ellas, que creen que la regla es algo de lo que no hablar y que es un problema en lugar de algo que en parte nos define a las mujeres.

Me gustaría pensar que en un futuro las adolescentes tendrán sexo consciente no porque sepan con quien se acuestan sino porque sepan lo que están compartiendo, que no es sólo cuerpo. Me gustaría ver en las escuelas a chicos y chicas hablando de cada uno sin tapujos, sin vergüenza, y aprovechando ese conocimiento para valorar al otro.

Me gustaría que los adolescentes entendiesen que el ciclo menstrual nos acompaña gran parte de nuestra vida y tiene cosas maravillosas, que nos hacen únicas.

Y me gustaría que las madres miraran a sus hijas y les hablaran de su ciclo desde la hermandad, desde el auto-conocimiento, desde el compartir, para que avancemos en esto de la Unidad y entendamos que hombres y mujeres estamos en el mismo barco, en el de entendernos y compenetrarnos para crear juntos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *