Irene Álvarez

Esta es una de esas secciones que no queremos escribir y que todo el mundo quiere leer. Qué difícil resulta desnudarse ante quienes serán tus clientes o no, ante quien llega nuevo a tu casa y quiere saberlo todo de ti, porque desnudarnos da miedo. Mucho miedo. Porque desnudas vemos todas nuestras sombras, nuestros fallos, y pensamos que así nadie nos querrá ni nos comprará…

Pues bien, yo me descubro ante ti tal cual soy. Me llamo Irene Álvarez. Tengo dos hijas y soy una mujer inquieta, curiosa, entusiasta, fuerte, y alegre. No siempre he sido positiva, no siempre me he considerado valiente y no siempre he pensado que ser mujer era algo maravilloso, pero ahora, aquí, hoy, soy lo que soy por el camino que recorrí.

Mi camino comienza hace ya algún tiempo, cuando hice magisterio pensando que la escuela debería ser un sitio diferente al que es hoy, y quise cambiarlo. Años después llegó la maternidad y mi vida se puso patas arriba. No todo fue un camino de rosas. Aprendí del dolor de perder un hijo, aprendí lo importante que es un duelo y comprendí que, nuestra realidad es lo que nosotros hacemos de ella y comencé a derribar todas las creencias y opiniones que me decían que mi hija, con una diversidad funcional motora, tendría una vida distinta, con menos oportunidades, con dificultades… pero mi don apareció.

A partir de entonces el camino siguió siendo duro pero me descubrí Valiente y decidida. 

Desde entonces han pasado 6 años y he recorrido la senda de la maternidad acompañada de la sensación, en muchas ocasiones, de que me faltaba algo, de que algo no estaba del todo bien… y es que me olvidé de mi. Si, de mi y de quien era yo. Y no te hablo de eso que nos pasa a las madres una y otra vez, no, te hablo de que un día me miré al espejo y me dije “¿quién soy?” Y decidí que quería conocerme. Y así comenzó un viaje, de la mano de una mujer preciosa llamada Mireia, que me contó un cuento donde una reina llamada Innana se despojaba de todo para bajar al inframundo y buscar a su hermana. Aquel cuento me cautivo y decidí que yo quería saber qué mujer era, y comenzó mi viaje por la feminidad y el conocimiento del ciclo menstrual

El camino sigue y me he encontrado a mujeres que sufren su feminidad, que tienen dolor, que odian su regla y su fase premenstrual, que sufren de endometriosis, de sop o simplemente que no se entienden, y que con sólo charlar conmigo me decían “ha sido maravilloso, como un bálsamo” y entonces me di cuenta de que podía ayudar a otras mujeres a conocerse, a lograr sus objetivos vitales mirando en su interior y conociendo su ciclo menstrual y comprendiendo su feminidad y cómo influye en sus vidas y decidí que quería contribuir juntando todo lo que había aprendido en los master de coaching, en mi experiencia vital, en algo único…

Y así nació este espacio para ti, Mujer Poderosa